Envejecer en la ciudad o en el campo, ¿cuál es la diferencia?

¿Qué es lo mejor para envejecer con calidad de vida? ¿La ciudad estimulante o la tranquilidad del campo?

aumento esperanza de vida

En esta “aldea global” que es el mundo occidental, las distancias se acortan a cada día. Cada día es más fácil tener acceso a la misma información. Nos compramos la ropa, la comida y otros bienes materiales en las mismas tiendas y nos vamos de vacaciones a los mismos sitios. Además, las redes sociales han contribuido también para acortar la distancia entre la familia y amigos que viven lejos.

Pero no hace mucho tiempo, las cosas eran bien distintas. Existía una gran diferencia en las vidas de quienes vivían en el campo y en la ciudad. Sobre todo, para las personas mayores. Y es que el mundo de la información y el desarrollo de las redes de comunicación ha revolucionado la forma como vivimos, en cualquier parte del mundo. Hace 20 años, las personas que vivían en el campo o en pequeños pueblos no tenían el mismo acceso a las cosas más modernas que, por lo general, solo existían en la ciudad. La forma de vivir también era muy distinta. Las distancias se hacían más largas y las oportunidades de trabajo más escasas. Sin embargo, para los más jóvenes, esa diferencia o distancia entre el mundo rural y la ciudad nunca fue tan grande como para las personas mayores. Veamos de qué forma, a lo largo de este artículo.

¿Dónde viven más ancianos? ¿En la ciudad o en el pueblo?

De momento, es normal que en algunos pueblos notemos que viven más ancianos que jóvenes, ya que los más jóvenes se han desplazado a trabajar a la ciudad. Según “Envejecimiento en Red”, el 28% de la población rural son personas mayores. Sin embargo, nos sorprenderá saber que el mayor número de personas de edad se concentra en los municipios urbanos (6,3 millones) e intermedios (1,3 millones). Y es que el éxodo rural lleva ocurriendo hace décadas.

En la ciudad, a pesar de que viven más ancianos, existe también más heterogeneidad generacional, es decir, conviven jóvenes, adultos y mayores. Mientras que, en el campo, las personas mayores viven solas entre otras personas mayores. Es lo que ocurre en zonas del interior de Galicia, ambas Castillas, Aragón, interior de Cataluña, Extremadura y Andalucía Oriental.

¿Qué ventajas puede tener envejecer en la ciudad?

Envejecer en la ciudad

Según El Mundo, en la crónica “La Rebelión de los Abuelos”, hay algo que nuestros mayores si tienen claro: “no quieren acabar sus días en una residencia de ancianos.” Quieren poder envejecer en sus casas, tener el control sobre sus vidas y seguir conectados con el mundo, con la familia y los amigos. La pujanza cada vez mayor de nuestros mayores es incuestionable. Pero a la hora de envejecer con calidad de vida, ¿qué ventajas y desventajas podría tener la ciudad para nuestros ancianos?

La gran ventaja es, sobre todo, la de seguir conectados, el sentido de pertenencia que significa estar cerca de la familia. En un centro urbano, es más probable que la familia más cercana viva y trabaje cerca. Cuanto más rural sea el medio, más aislados se encontrarían.

Además, la ciudad está repleta de vida y multiculturalidad. La cantidad de estímulos, de retos y de cosas en las que participar es otra de las ventajas que puede tener envejecer en la ciudad. La cercanía y variedad de servicios de salud, el acceso a transportes públicos que hace con que sea más fácil llegar a cualquier parte. La accesibilidad a los edificios por personas con movilidad reducida también va mejorando en la ciudad, a medida que la ley es más estricta en la obligatoriedad del acceso universal.

También la facilidad con la se encuentran eventos culturales, el acesso a conciertos de música, a los museos, teatros, algunos de ellos con descuentos especiales para mayores de 65 años.

No obstante, hay que tener en cuenta algunas desventajas que, cuando vivimos en la ciudad, pueden tener más impacto, tales como:

¿Cuáles son las ventajas de vivir en el campo para las personas mayores?

Normalmente, tenemos la impresión de que vivir en el campo conlleva más tranquilidad, paz y que, por lo general es un sitio mejor para vivir. También por la cercanía y amistad entre personas que se conocen de toda la vida. ¿Pero cuáles son las verdades ventajas en una zona rural?

¡Paz, espacio y libertad!

Al vivir en el campo, la cercanía a la naturaleza es vigorizante y tiene efectos muy positivos. Empezando por la paz y el espacio, que son la cura a muchos casos de estrés y ansiedad. Por lo general, las personas que viven en zonas rurales o en comunidades más pequeñas tienen redes sociales más estrechas al su alrededor. Se juntan muy a menudo, ya sea en la iglesia o en actividades desarrolladas en la comunidad. Y a pesar de que tienen acceso a todas las cosas modernas, las personas mayores que viven en el campo tienen más aprecio por todo lo que sea la tradición. Esas tradiciones forman parte de sus vidas desde siempre y es ahí donde se sienten a gusto y seguros. La transmisión de la tradición es también un regalo de valor inestimable para los hijos y nietos.

Entre tantas ventajas, ¿cuáles podrían ser las desventajas de vivir en el campo?

¿Dónde es mejor envejecer?

No es sencillo llegar a una conclusión sobre los aspectos positivos y negativos de envejecer en el pueblo o en la ciudad. No obstante, hay un denominador común para la felicidad en la vejez, independientemente de dónde preferimos vivir:

Vivir en el campo incluye el contacto con la naturaleza y tranquilidad. Mientras que la vida en la ciudad puede ser más conveniente, por la proximidad de los servicios, los estímulos y las actividades culturales. Pueblo y ciudad, los dos tienen su encanto, pero todo depende de las circunstancias de cada persona y de su historia.

Escrito por Stannah el 23-10-2019